¡Mañana empiezo la dieta!

¡Mañana empiezo la dieta!

¡Mañana empiezo la dieta!

Seguro que más de una vez has dicho esto, o bien “El lunes empiezo la dieta” y claro toca la casualidad, que es fin de semana y te atiborras a comer cosas insanas, así sin darte cuenta el lunes cuando la quieres comenzar ya has subido ¡¡3 kilos más!!  

En serio hay que parar con eso, y no digo que yo no lo haga, porque creedme, lo hago y mucho… Es como que quieres poner como excusa que no pasa nada por comer un viernes una súper hamburguesa total el lunes comenzamos la dieta y ya bajaremos los kilos que haga falta…  O el sábado y domingo salir a comer fuera y decir ¡el lunes si o si me pongo las pilas!

Y es que si lo pensamos bien, no llega ni el mañana ni el lunes, porque al menos en mi caso da igual lo muy decidida que esté por comenzar el lunes, porque si preparan algo rico para comer ¡NO me puedo resistir! Y claro así sin darme cuenta se me fue el día lunes y yo sigo sin comer sano y con mis kilos de más, MAS los que añadí extra por pensar que comenzaba la dieta el lunes… Esto quiere decir, o al menos para mí, que subo más de peso si me propongo hacer dieta un día determinado, que si comenzara el mismo día a comer menos y más sano.

Creo que la cosa está en que tu estomago no se entere que quieres comer menos o hacer dieta… porque apenas lo sepa ¡BUMBA! Te dará hambre como si no hubieras comido en días, incluso me arriesgo a decir en semanas, es como que todo lo que comas va a parar a un pozo sin fondo porque no te llenas con nada, y sigues tooooodo el día picando cosas para “intentar” llenarte.

Yo hace unos meses atrás lo hice y aunque es muy raro que pase, os lo aseguro que comencé la dieta un lunes, en serio, la cosa es que estuve comiendo durante todo el día, hice las 5 comidas al día, comía cosas desnatadas, nada de azúcar, más fibra, entre otras cosas, y eso solo me duró el día lunes, el martes comí de todo como si no hubiera mañana, sentía que no había comido nada durante todo el día, y sentía incluso el estómago vacío aun habiendo acabado de comer un yogur con fruta por ejemplo. Ese día no lo pasé muy bien porque fue un cambio muy radical, y eso llevó a que lo dejara pronto, tan pronto que fue al día siguiente… Por eso os recomiendo que no pongáis un día para comenzar una dieta o una vida más sana, simplemente si quieres hacerlo hazlo el mismo día, si es de noche cena menos y más sano, si es por la mañana mejor, así tienes en mente que has comenzado el día comiendo sano y te motivará a acabarlo igual. No nos pongamos la excusa de “Hoy ya he comido insano, así que ya comeré sano mañana”, porque realmente no hay excusa que valga.

Así que si realmente queréis bajar de peso, cambiar vuestros hábitos alimenticios, no partáis por la frase “Mañana empiezo la dieta” sino hacedlo HOY.

 

Comparte esta receta!Print this pagePin on PinterestShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook